lunes, octubre 12, 2009

Cartas a la madre.

Cartas escritas por José Martí a su madre, Leonor Perez,
recopiladas en el Epistolario General, Vol. 20 de las Obras Completas.


Hanábana, octubre 23 de 1862

Estimada mamá*:

Deseo antes de todo que Vd. esté buena lo mismo que las niñas, Joaquina, Luisa y mamá Joaquina. Papá recibió la carta de Vd. con fecha 21, pues el correo del sábado que era 18 no vino, y el martes fue cuando la recibió; el correo -según dice él- no pudo pasar por el río titulado “Sabanilla” que entorpece el paso para la “Nueva Bermeja” y lo mismo para aquí, papá no siente nada de la caída lo que tiene es una picazón que desde que se acuesta hasta que se levanta no le deja pegar los ojos, y ya hace tres noches que está así.
Ya todo mi cuidado se pone en cuidar mucho mi caballo y engordarlo como un puerco cebón, ahora lo estoy enseñando a caminar enfrenado para que marche bonito, todas las tardes lo monto y paseo en él, cada día cría más bríos. Todavía tengo otra cosa en que entretenerme y pasar el tiempo, la cosa que le digo es un “Gallo fino” que me ha regalado Dn. Lucas de Sotolongo, es muy bonito y papá lo cuida mucho, ahora papi anda buscando quien le corte la cresta y me lo arregle para pelearlo este año, y dice que es un gallo que vale más de dos onzas.
Tanto el río que cruza por la “finca” de Dn. Jaime como el de la “Sabanilla” por el cual tiene que pasar el correo, estaban el sábado sumamente crecidos, llegó el de acá a la cerca de Dn. Domingo, pero ya han bajado mucho.
Y no teniéndole otra cosa que decirle déle expresiones a mamá Joaquina, Joaquina y Luisa y las niñas y a Pilar déle un besito y Vd. Reciba de su obediente hijo que le quiere con delirio.

JOSÉ MARTÍ

* Esta carta la escribió Martí cuando no había cumplido aún 10 años de edad, y es la mas antigua página escrita por él de que se tiene noticia.

(O.C. Vol. 20 p. 243)


(1892)
Madre mía:

Todavía no me siento con fuerzas para escribir. No es nada, no es ninguna enfermedad; no es ningún peligro de muerte:-la muerte no me mata, caí unos días cuando la infamia fue muy grande; pero me levanté. La gente me quiere, y me ha ayudado a vivir. Mucho la necesito: mucho pienso en Vd.: nunca he pensado tanto en Vd.: nunca he deseado tanto tenerla aquí. No puede ser. Pobreza. Miedo al frío. Pena del encierro en que la habría de tener. Pena de tenerla y no poderla ver, con este trabajo que no acaba hasta las diez y media de la noche. Bueno: los tiempos son malos, pero su hijo es bueno.-Nada más ahora: Vd. lo sabe todo: esta palabra de hijo me quema. Lea ese libro de versos: empiece a leerlo por la página 51*. Es pequeño-es mi vida. Pero no crea que se afloja: ni que corre riesgo ninguno, ni que está en salud peor de lo que estaba este hijo que nunca la ha querido tanto como ahora.-
J. MARTí

* Se refiere a sus Versos Sencillos y en particular a los que recuerdan los sucesos del Teatro Villanueva.
(O.C. Vol. 20, p. 404-405)


Mayo 15 de 1894

Madre querida:

Ud. no está aún buena de sus ojos, y yo no me curo de este silencio mío, que es el pudor de mis afectos grandes y mi modo de queja contra la fortuna que me los roba y como venganza de esta fatal necesidad de hablar y escribir tanto en las cosas públicas, contra esta pasión mía del recogimiento, cada vez más terca y ansiosa.
Pero mientras haya obra que hacer, un hombre entero no tiene derecho a reposar. Preste cada hombre, sin que nadie lo regañe, el servicio que lleve en sí. ¿Y de quién aprendí yo mi entereza y mi rebeldía, o de quien pude heredarlas, sino de mi padre y de mi madre?
Ahora voy al Cayo, por unos cuantos días y de allí sigo mi labor, más pura, madre mía, que un niño recién nacido, limpia como una estrella, sin una mancha de ambición, de intriga o de odio. Y vea - ¿cuántas veces no se lo he dicho?-por qué no puedo escribirle.
A otros puedo hablar de otras cosas. Con Ud. se me escapa el alma, aunque Ud. no pruebe con el cariño que yo quisiera, sus oficios; y a esa tierra infeliz donde Ud. vive no le puedo escribir sin imprudencia, o sin mentira. Mi pluma corre de mi verdad: o digo lo que está en mí, o no lo digo. Luego, este hablar de sí mismo tan feo y tan enojoso. Déjeme emplear sereno, en bien de los demás, toda la piedad y orden que hay en mí. Y crea, porque es lo cierto, que en nada pudiera su hijo estar empleado. Ni nada, aun en lo egoísta, hubiera podido adormecer mejor mi bárbara, mi inacabable pena. Muerde, muerde, no me la puedo arrancar del costado.
De ustedes se sin cesar, más de lo que quiero yo que sepan de mí porque no les llegarían más que angustias. Esa Carmen no escarmienta: o es que es muy buena y por eso padece tanto. ¿Llegaré a tiempo para alegrarles un poco la casa?
Mi porvenir es como la luz del carbón blanco, que se quema él, para iluminar alrededor. Siento que jamás acabarán mis luchas. El hombre íntimo está muerto y fuera de toda resurrección, que sería el hogar franco y para mi imposible, adonde esta la única dicha humana, o la raíz de todas !as dichas. Pero el hombre vigilante y compasivo está aún vivo en mí, como un esqueleto que se hubiese salido de su sepultura; y sé que no le esperan mas que combates y dolores en la contienda de los hombres, a que es preciso entrar para consolarlos y mejorarlos. Sólo los infelices que llegan pocas veces al poder y suelen llegar con demasiada ira, tendrán paces conmigo. La muerte o el aislamiento serán mi premio único: -y si vivo, la autoridad de mi conciencia, en los rincones de la gente buena y el trabajo, de que podré sacar siempre un migajón para mi hermana Carmen.
Allí dejo a Carmita*, en Central Valley, que es un cesto de colinas, donde, en verano al menos, se puede vivir en pobreza alegre. Pasé allá unos días, con el hijo de Gómez, que me va sirviendo de hijo; y no volveré por allá en algún tiempo. Solas llegaron la madre y las hijas, en una fiera nevada; pero ya les ha salido flor a los manzanos y a los cerezos; y tienen su cría de pollos y su acre de hortalizas. No he conocido humildad y honradez como la de Carmita. Ahora le veré a Manuel; que volvió de sus paseos por el aíre y aprende a tabaquero; para que se ejercite en la hermandad del hombre y en el decoro del trabajo. ¿Y ese gentil Oscar, que quisiera yo tener junto a mí, y ese Mario fundador, que ha de ayudarme a hacer un lindo pueblo de campo, y ese Alfredo paciente, leal y administrativo? Si empiezo a recordar, se me acongoja el alma, y llega turbia y ensangrentada al trabajo que tiene que hacer esta misma noche. Callo.
Sí, quisiera que me escribiesen todos, por el vapor de vuelta a Tampa, donde estaré, bajo sobre, a Ramón Rivera y Rivera, Ibor Factory, Tampa.
Y que me escribiesen sin pena, como si me estuviesen viendo todos los días. Yo las estoy viendo siempre, a mi Chata romántica, a mi Carmen digna, a mi dolorosa Amelia, a mi sagaz Antonia: yo no ceso de verlas un instante. Un rayo dejó una vez mudo a un hombre; ¿y no quieren que haya enmudecido yo?
A usted, madre mía, ni una palabra. La quiero y la sufro demasiado para eso. Toda la verdad y la tristeza de su hijo
JOSE

* Carmen Miyares

(O.C. Vol. 20, p. 458-460)

Montecristi, 25 marzo, 1895

Madre mía*:

Hoy, 25 de marzo, en vísperas de un largo viaje, estoy pensando en Vd. Yo sin cesar pienso en Vd. Vd. se duele, en la cólera de su amor, del sacrificio de mi vida; y ¿por qué nací de Vd. con una vida que ama el sacrificio? Palabras, no puedo. El deber de un hombre esta allí donde es más útil. Pero conmigo va siempre, en mi creciente y necesaria agonía, el recuerdo de mi madre.
Abrace a mis hermanas, y a sus compañeros. ¡Ojala pueda algún día verlos a todos a mi alrededor, contentos de mí! Y entonces si que cuidaré yo de Vd. con mimo y con orgullo. Ahora, bendígame, y crea que jamás saldrá de mi corazón obra sin piedad y sin limpieza. La bendición.

Su
J. MARTí

Tengo razón para ir más contento y seguro de lo que Vd. Pudiera imaginarse. No son inútiles la verdad y la ternura. No padezca.

*Esta es la última carta que escribió Martí a su madre.
(O.C. Vol. 20, p. 475)

5 Opiniones:

la MaLquEridA dijo...

Y como te dije antes, me has dejado el corazón hecho pasa, pero no he llorado por temor a que Barry y mis hijos me vean.
¿Sabes Pelusa?, me hace mucha falta mi madre, la extraño... la pienso, creo que ahora me está haciendo más falta que antes.
Tal vez sea porque se acerca su aniversario luctuoso.
Tal vez sea por todo lo que está ocurriendo a mi alrededor.
Tal vez porque... no lo sé Pelusa, mi madre me hace mucha falta.

Tú que la tienes, cuídala mucho y no dejes de hablarle y de estar al tanto de ella, creéme Pelusa, que eso te dejará con el alma sana, limpia.
No hay amor más grande que el de una madre.
Ahora mismo pienso en cuanto me quieren mis hijos y en lo que en mi torpeza los hago sufrir cuando escribo las mil y un tonterías en el blog, de querer morir y todo eso.
Sé que si mi madre estuviera viva, ella sería la primera en estar a mi lado en la enfermedad, como ahora lo están mis hijos.

Me voy Pelusa, me he quedado triste y añorando a mi madre.

Pelusa dijo...

Mi Malque querida:

Sigo tu consejo. No la olvido nunca y le hablo cada vez que puedo...
Leer estas cosas nos recuerda cuales son los verdaderos valores que hay que defender en la vida.
Besitos, Malque!

Ivanius dijo...

Hace rato me asomé a las cartas de Juan Rulfo a Clara Aparicio, primero su novia y luego esposa. El libro se llama "Aire de las colinas. Cartas a Clara".
Los expertos dicen que en las cartas, más que en otras cosas, se puede comprender y estudiar la personalidad de un autor, la evolución de su pensamiento, y hasta los "apuntes" de su obra posterior.
Yo no lo sé. Leer correspondencia ajena, sobre todo la personal, tal vez puede enseñar, pero... de pronto imaginé a alguien (en un ignoto futuro) leyendo mi correspondencia como el entomólogo que examina un bicho bajo la lupa y me dio un escalofrío.
Las cartas existen por ese afán de íntima conversación, de confidencia, que precisamente por saber que no serán objeto de estudio, nos permiten revelarnos con soltura y confianza.

Pelusa dijo...

Tienes razon, Ivanius. Y me deja con cierto remordimiento tu comentario, no te lo niego.
A mi, leer cartas ajenas -notables como estas- me fascina. Es mi forma de asomarme a otra vida, a una vida real, no ficticia, y si, espiar un poco en ella.
Y tambien es un asomo incomparable a la epoca. Leyendo las cartas de Marti a sus amigos se puede conocer mucho sobre la guerra de aquellos años.
____
Me apena no haber nacido en la epoca de las cartas escritas a mano, en las que se ponia el corazon al mismo tiempo que se cuidaba el estilo... No echaria al buzon ni una que no llevara hasta el ultimo punto bien puesto. Y con lo curiosa que soy, no creo que me importara que alguien las leyera. De hecho, algunos de los libros que mas he disfrutado, fueron escritos en estilo epistolar -aunque, claro, los libros son ficcion...
Como ves, tengo emociones encontradas con respecto a esto. Por lo pronto, leer y publicar estas cartas de un hijo a su madre lejana me hizo mucho bien.
Besos-

Anónimo dijo...

me ayudo en mi tarea me saque un 10 sesote

Ir Arriba